viernes, 28 de agosto de 2020

Tristeza

Esta semana ha muerto mi papá, y digo mi papá a pesar de mis años y los que él tenía, porque siempre ha sido mi papá, es algo que no es fácil asimilar y aunque era muy mayor tenía ya 93 años nunca se está preparado para dejarle ir.

Se lo llevo la Parca de madrugada, simplemente se acostó y ya no volvió a despertar más y por lo menos fue benévola con él.

Mi padre me enseño que era la fotografía y desde muy pronto en mi vida metió ese gusanillo en mí, él tenía una cámara de esas de gran formato donde las fotos (negativos de película) había que pasarlas con un rollo girándolo. Me enseño que era el diafragma, la luz, la velocidad de obturación y me enseño además de todo a captar los momentos de la vida con esas cámaras casi de cajón.

Desde el principio me engancho e hizo que, con sus fotos, que siempre eran contactos, reflejase la historia de nuestras vidas, de hecho, así es como yo empecé buscando los momentos familiares.

Ahora ya no está para decirme “que foto tan bonita me has hecho”, pero ahora sé que esta con todos los míos que se fueron fotografiándoles y como no jugando al mus.

Quiero dedicarle aquí a mi padre, este bello pensamiento de San Agustín de Hipona que nos ayuda a pensar que siempre estarán a nuestro lado nuestros seres queridos si los llevamos en el corazón.

La muerte no es nada, sólo he pasado a la habitación de al lado.
Yo soy yo, vosotros sois vosotros.
Lo que somos unos para los otros seguimos siéndolo.
Dadme el nombre que siempre me habéis dado. Hablad de mí como siempre lo habéis hecho.
No uséis un tono diferente. No toméis un aire solemne y triste.
Seguid riendo de lo que nos hacía reír juntos. Hablad, sonreíd,
pensad en mí.
Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin énfasis de ninguna clase, sin señal de sombra.
La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no se ha cortado.
¿Por qué estaría yo fuera de vuestra mente? ¿Simplemente porque estoy fuera de vuestra vista?
Os espero; No estoy lejos, sólo al otro lado del camino.
¿Veis? Todo está bien.”

Descanse mi papá en paz.

16 comentarios :

  1. Descanse en paz!....la vida es lo que siempre ha sido...
    Un abrazo. AGUR.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mucho Maria
    Muchos ánimos para ti y tu familia, se lo duro que es
    Un abrazo,

    Moisés

    ResponderEliminar
  3. Goian bego. besarkada handia bat

    ResponderEliminar
  4. Lo siento mucho. Un abrazo para ti y tu familia. Ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Descanse en paz. Quizá te enseñó a amar la fotografía, pero sin duda lo que también te enseñó es a ser una buena persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mi mas sentido pesame, animo y para adelante, la vida sigue.

    ResponderEliminar
  7. Mis mas sentido pésame, y un gran abrazo para vos y tu familia

    ResponderEliminar
  8. D.E.P Mucho ánimo y espero que sigas dando tan buenos consejos como te han dado a ti para mejorar en la fotografía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Lo leo tarde, pero no quería dejar pasar la oportunidad de acompañarte en este trance, aunque sea desde esta líneas.
    Siento tu pérdida. Nunca estamos preparados para esto, aunque consuela pensar que no sufrió. Simplemente se apagó. Partió hacia otro lado.
    Un fuerte abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento de veras. Es algo para lo que nunca estamos preparados. Precioso ese texto de San Agustin. Mi padre también se fue hace un año , sin hacer ruido, y a mi me ayuda saber que le tengo cerca de mi. Mucho Ánimo y un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  11. Acabo de leer lo de tu triste pérdida y te envío un abrazo y mi más sentido pésame, yo perdí a mi madre que tenía también 93 años y te entiendo,a cualquier edad de ellos la pérdida es muy grande, el consuelo es que tuvimos muchos años para disfrutarlos.Un fuerte abrazo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar