miércoles, 27 de febrero de 2013

Un poco de mí y de mis cosas


Debido a mi trabajo que ahora estoy desarrollando, debo viajar y cuando voy en el avión para no aburrirme, porque son viajes largos, me dedico a leer, escribir como ahora mismo y pasar el rato como puedo, ya que siempre, no sé por qué razón, voy como en una lata de sardinas con alguien al lado que me invade el poco espacio que tienen los asientos de turista y además suele ser muy ruidoso y paliza, ahora por ejemplo, en este viaje, llevo una señora India más bien Oronda envuelta en su Shari con un perfume indio fuerte fuerte y con dos niños que además uno esta acatarrado con unos mocazos que ya me han caído dos veces en la pantalla del PC, la señora es muy amable enseguida me lo limpia rápidamente con el Shari, pero es que tengo una masa así difusa en la pantalla que mejor no tocarlo de momento, ya el colmo ha sido cuando ha cogido una parte de lo que sería la falda del shari lo ha mojado con un poco de salivilla y me lo ha intentado limpiar…..imaginaros como voy.

Pero bueno como no me entienden, ni quieren entenderme, intento evadirme como puedo y menos mal que hoy me toco una ventanilla, cosa que pocas veces me toca, para inhibirme de los niños reclinar la cabeza y descansar no está mal, y hoy tengo buenas vistas, estoy ahora escribiendo y volando cerca del Everest (vengo de DHAKA y vuelo hacia Londres para luego ir a Madrid, Dhaka es la capital de Bangladesh, ya os contaré algún día que hago yo allí),
He empezado a ver montones de valles preciosos, daros cuenta que el avión pasa muy cerca del Himalaya y esas montañas están muy cerquita de la altura del avión a la que vuela, viendo estas maravillas piensas que suerte tenemos en esta época, porque podemos con una pequeña cámara grabar en fotos todos los escenarios que van pasando por nuestra vida, para luego tenerlos a mano y disfrutar de ellos, la verdad es que hay sitios por el mundo increíbles, y la fotografía es un aliado enorme que con la tecnología de estos últimos años nos lo hace más fácil.

El caso es que pensando ya medio en brazos de Morfeo y con la saturación de olor oriental que seguro lleva ese perfume de la señora Oronda, aburrimiento máximo de estos niños que hasta me han mojado los pies con una botella de agua y sumado al aburrimiento del viaje, ya que son un “porrón” de horas (12h), me ha dado por pensar, viendo estos paisajes tan hermosos, cuando no existian estas cámaras que llevamos en el bolso, que pena ¿verdad?, todo lo que se perdían para el recuerdo.

Pero claro pensándolo bien quizás no,  y se me pasa por la cabeza, seguro debido al estado en que me encuentro de medio embriaguez olorosa, que hasta nosotros mismos tenemos una cámara en la mente que también nos graba muchas escenas de nuestra vida, solución esta que seguro tenía la gente antes de esta época tecnológica, y me vi gracias a esa “cámara”, y en medio de ese medio estar o no estar, con el ruido constante del avión y los niños, en esas noches de verano calurosas en casa de mis abuelos en Madrid cuando tenía 7-8 años, donde mis padres, mis tíos y abuelos jugaban al tute hasta altas horas de la noche, me veía allí como en una foto, me empezaron a venir cantidad de imágenes, no os imagináis cuantas, desde cuando hice la comunión, (que complicado fue aquello llegamos tarde….mi padre es un tardón, verdad que si papa?), me vi en el colegio con mis compañeros, o con la primera cámara que me regalo mi padre, una Werlisa Expo color estupenda, con la que empecé a ser “algo parecido a un fotógrafo”, que por cierto todavía tengo y de vez en cuando hago fotos en blanco y negro con ella que si me acuerdo pondré aqui, en cuanto pueda para que me digáis qué os parecen.


También me ha venido en esa semiinconsciencia, cuando entre el primer día en la Universidad, que me hicieron buscar (los graciosillos de cuarto) para prácticas y como novatada “unos guantes de amianto”…cachis….que simple era, ¡¡¡guantes de amianto para el laboratorio!!!, los busque por todo Madrid, tengo en esa cámara mental una imagen pidiéndolos en una mercería….en fin he visto tantas imágenes con “mi cámara de cabeza” que estan ahí para cuando las necesito, que casi no me hace falta aquella Werlisa, ni la Canon mas enorme que ahora tengo, para fotografiar la vida que pasa delante de mí.

Por cierto, las imágenes que tengo en mi mente son siempre en blanco y negro es curioso, ¿verdad? no veo el color, pero si veo toda la escena como si de un poster en blanco y negro enorme se tratase delante de mí, ¿por que será? bueno pensándolo pensándolo, quizás si se porque, y es que no había color en aquella época, se fotografiaba en general en blanco y negro y a mi eso se me debio de quedar en mi cabeza -cámara y es en blanco y negro...

La verdad es que he seguido viendo imágenes a montones, para mí que entre el café que me tome en el aeropuerto (por cierto os recomiendo que si vais allí no toméis ese café, es más que café algo asi como una mezcla de color hierro oxidado, con sabor a algo que se parece a regaliz), el cansancio y el olor oriental, me hace estar en una especie de nube que me esta haciendo alucinar, del pais del que vengo todo es complicado, oloroso y picante, esto me esta afectando. Por cierto ¿sabéis lo primero que vi al llegar al Aeropuerto y salir a la calle en Dhaka? pues cientos de personas todas sentadas en el suelo, que nos veian salir del aeropuerto, es impresionante.

Y ya metidos en harina de alucinación, os contaré que una de las cosas que mejor recuerdo tiene para mí, y es cuando empece con todo esto de la fotografía con mi padre, por cierto me gustaría que le conocieséis, es la persona más entregada del mundo, él me enseño como exponer con su cámara antigua que era de rollos de 6x6 creo recordar y posteriormente con mi Werlisa que tenía una tabla de exposición en función del ASA de la película, lo que ahora llamamos ISO, (es otra manera de medir la sensibilidad), esa tabla era estupenda para mis 16 años, porque en función del tipo de luz y de la sensibilidad me daba la velocidad y el diafragma que debía de poner, y las fotos salían muy bien expuestas casi siempre, máxime con mi 2.8 de apertura, algo digno que ahora nos peleamos por comprar para así tener un objetivo luminoso, cosa que todas aquellas cámaras ya tenían hace años, para mi que nos engañan ahora aun poco, ¿no os parece?

Os aseguro que ahí me entraron esas ganas de avanzar en la fotografía, de hecho, ahorre lo que me daban los domingos mis abuelos o mis padres y algún cumpleaños, y pude comprarme un fotómetro, de aguja, ¡¡que maravilla!!, podía medir de forma exacta la luz, era un fotómetro antidiluviano de célula de Germanio muy parecido a este, pero que hacía muy bien su función.


Fue curioso, otra imagen que tampoco se me olvida, es cuando entre en la tienda pidiendo el fotómetro, me miraron raro ¿Qué hace alguien así pidiendo un fotómetro de Selenio?, era una tienda de fotografía profesional y yo era un mico adolescente, el caso es que yo sabía lo que quería perfectamente y me lo compre, al señor le recuerdo también en “blanco y negro” diciéndome que si me enseñaba a manejarlo, puaffffff, no sabía quién era yo, antes de comprarlo ya sabía medir de todas las formas y simplemente le dije que no hacía falta (que prepotente era).

Bueno el caso es que ya no dependía de tablas ni de imaginación, eso sí, tuve que ajustarlo a la película que usaba, era una película española de la marca “Negra” Negra PAN NP21 el equivalente ahora a ISO 100 de nuestras cámaras digitales.



Y vi que los 100ASA (21 DIN) realmente eran 125ASA. Esto es algo que os aseguro de verdad de la buena que me di cuenta en tres o cuatro carretes, había algo que no rulaba bien del todo y haciendo pruebas lo ajuste, no creáis que es un rollo que estoy aquí escribiendo, debido a mi sopor de avión, de verdad que lo hice y me pareció genial, de hecho ahí empecé a revelarme mi blanco y negro (made in Vampy).

Es curioso como avanza esto comparado con la información que nos da cualquier cámara en estos momentos… ¿verdad?, donde se ve hasta  el “espectro de la luz representado”


¿Por cierto sabéis como se mide con un fotómetro? Es algo interesante porque los fotómetros miden dos tipos de luz: la reflejada, como cualquier cámara, y la incidente que es un modo estupendo de hacer buenas foto. Es esta luz que llega desde el sol o desde algún punto que ilumina el tema.

La luz reflejada que mide la cámara tiene un problema grave y es que si estamos fotografiando a alguien y viste de negro o muy blanco, fácilmente sin más, la foto nos saldrá mal, porque el fotómetro se equivocará seguro, acordaros de eso del 18% y bla, bla, bla... esto nos obligará a corregir la exposición, dependiendo de si el motivo refleja mucha o poca luz. Este método es similar al que hace la cámara.

La medición de la luz incidente es muy recomendable, porque independientemente de cómo el sujeto vista o que luces haya, la medición será real y encima no requiere compensar en función de que midamos. Esta es la medición que más uso en retratos que hago especiales a mis amigos o fotos de familia, salen estupendas, y os aseguro que me las piden!!!!! ¿os lo podéis creer???

El manejo es muy sencillo, fijaros: Todos los fotómetros tienen tres ajustes principales, la velocidad, el ISO y la apertura, además también nos miden la luz del flash o flashes, con lo que la medición es casi perfecta.

Yo cuando hago un retrato sin flash (me gusta más así) procedo más o menos de esta forma que os cuento, me voy a basar en este esquema:



Lo primero es tener un fotómetro al que le colocamos el capuchón blanco que hace al sensor, medir una especie de luz media que viene de la fuente de luz.

1)      Ajusto la sensibilidad ISO del fotómetro, la misma que la de la cámara, por cierto que esto lo he tenido que ajustar en mi fotómetro, ya que no era exactamente igual el ISO de uno que el otro, poco pero si afinamos, afinamos.

2)      Ajusto el mismo diafragma que quiero en la cámara en el fotómetro, para así tener una buena profundidad de campo en la cámara, ya  sea poca o mucha.

3)      Pongo el fotómetro lo más cerca que pueda de la zona a fotografiar principal, por ejemplo si quiero la cara, pues ahí lo pongo, esto es importante cuando la luz es cercana sino da un poco igual, pero cuidado que no le de sombra al fotómetro de alguna parte del modelo.

4)      Mido con el fotómetro paralelo a la cámara y mirando hacia dónde voy a disparar, no hacia la luz, esto solo es porque me valdrá para cuando este la fuente de luz muy cerca (caso del flash), en caso de que trabaje al aire libre da igual medir a la luz o con dirección a la cámara, aunque yo siempre lo hago así, es costumbre, tengamos presente que no hay realmente una regla sino lo que dependerá del efecto a medir.

5)      También mido en la zona más oscura, y si hay muchos pasos entre una y otra luz, hay que poner algo para disminuir el contraste, un reflector, quizás un flash etc. 

6)      Mido con el fotómetro y pongo los valores medidos en la cámara, cuidado porque el fotómetro no solo mide pasos enteros, sino pasos intermedios que hay que llevar a la cámara de forma exquisita.

 

¿Diferencia con la medición de la cámara? Pues si que la hay, y siempre a mejor para mí entender, porque salen todos los tonos en su relación normal, sin que unos modifiquen la exposición de los otros y esto es importante, nos evitamos correcciones posteriores que son más complejas y que "ensucian la foto".

Todas estas cosas, el fotómetro externo, el ajuste de la cámara que es la entrada que puse el otro día y que viendo el blog es una pena que lo hayan leído sólo 20 personas porque es importante, o el tratamiento en condiciones de un RAW, hacen que la fotografía tenga ese punto  de más, que muchos quieren conseguir y que no depende de comprarse una súper cámara de muchos cientos de Euros, sino de estas cosas que van construyendo la imagen y la llevan a la casi perfección, distinguiéndola de cualquier otra imagen tomada de forma más "normal".

Bueno la verdad es que entre los niños y escribir esto me está entrando un sueño terrible, he empezado contando algo de mi vida y al final término en el fotómetro, ¡¡qué cosas!!! el caso es que el avión ya está entrando en Europa y voy a llegar tarde, así es que voy a intentar decir a la señora que me quite de encima a uno de los niños que tengo toqueteandome la trenza, me esta poniendo lacitos atados a mi trenza......en fin...... a ver si puedo un rato dormir, que luego sino voy a ser un alma en pena por el Aeropuerto de Londres. 

Espero que disculpéis la licencia de hoy en esta entrada poco fotográfica.

25 comentarios :

  1. Que gran calidez humana que tienes Vampy. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Impresionado de nuevo...buena gente, se suele decir, no? Cuéntanos cosas de vez en cuando, " que no todo va a ser el ruido del sensor, no?"

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que grande eres, Vampy.....
    Un besote muy grande guapa

    ResponderEliminar
  4. Me pareces muy comprensible con la gente. Es estupendo que puedas hablar de tus cosas con esta naturalidad, ojala yo pudiera hacer lo mismo.
    Un abrazo y sigue así de maja.

    ResponderEliminar
  5. JOSE EMILIO GOMEZ-SANTIAGO DE COMP27 de febrero de 2013, 22:08

    Vampy, me ha gustado el relato...cuando quieras ya sabes tienes licencia.

    En cuanto a la era anlogica, yo tambien anduve cerca de cubetas, ampliadoras, pero no preste la suficiente atencion si bien me hacia gracia lo del "click" y en cierto momento buscaba encuadrar correctamente, pero eran momentos en que los estudios las novias etc me perdian complemente y ahora me arrepiento, pero me arrepiento de tantas cosas, ya que tambien tuve un abuelo musico que trato de enseñarme y ni caso,y me gusta la musica, pero ... En fin, creo que la vida es como hacer una casa cuando la terminas tendrias que comenzarla.
    Por eso en esto de la fotografia estoy trantando de hacer las cosas bien o creo que bien, veremos, al menos avanzo con tu ayuda y mi dedicacion.
    En fin, un abrazo, hasta pronto

    ResponderEliminar
  6. Una cámara, unos recuerdos con tu familia, con tus amigos...compartidos con nosotros, eso te hace más cercana, mas entrañable. Gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho recordar mi primera reflex allá por el año 1973, una Zenit rusa con un fotómetro que era un truño, y que me obligó a comprarme uno independiente también de célula de selenio, el magnífico Weston Master V. Después acabé comprándome el mejor que había en aquellos momentos, el Gossen Lunasix 3. ¡ Madre mia!... ! era tan sensible que por la noche te calculaba exposiciones de horas!

    Gran blog el tuyo; entro con frecuencia y nunca deja de sorprenderme. Gracias por tu genial trabajo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Caray Vampi!, tu fotómetro es el mismo que tengo yo, muchas gracias por el artículo, es realmente encantador y buen viaje. Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Al empezar el artículo, !sorpresa!, está hablando de ella o de mí. Yo también tuve esa cámara, la primera, después mi hermano mayor que hizo la mili en Canarias y aprovechando la diferencia de precios me trajo una reflex de la marca practika, con un objetivo de 50 mm de Carl Zeiss Jenna que iba como los ángeles. Posteriormente un amigo fotografo profesional de la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones), que había aprendido el oficio de niño con los mejores fotografos de Santiago de Compostela, me regaló un fotometro igual que el de tu imagen, además de enseñarme cantidad de trucos para empezar a manejarse con una reflex según la luz con la que trabajaramos según la siguiente tabla:
    a 100 asa con luz fuerte (playa o nieve) 16f
    a 100 asa con luz directa (sol) 11f
    a 100 asa con dia nublado 8f... y asi sucesivamente, que te iba ayudando a mejorar las fotos, y asi cuando ibas a recoger un rollo revelado sentías la adrenalina correr por tu cuerpo deseando que la mayoría de las 36 fotos salieran como tu habías pretendido hacerlas. Lástima que mi amigo fotografo ya no esté, pues él al igual que tú con tu blog me ayudó mucho para entender el maravilloso mundo de la fotografía.
    Muchas gracias por recordarme con tanta ternura mis inicios en este mundillo.
    Un beso y un abrazo muy fuertes.

    ResponderEliminar
  10. Afortunado será el hombre que tu elijas algún día, tu profesión se que es de entrega a los demás y sacas tiempo de ella para enseñar lo que sabes de fotografia. Eres buena como mujer y serás buena madre, y tu padre estoy seguro que se debe sentir orgulloso de ti.
    Recibe un afectuoso saludo y mi reconocimiento a tu labor de desinteresada entrega a los demás.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso viaje a la adolescencia, mientras viajabas a otro lado...

    ResponderEliminar
  12. Vampy, me has llevado al "Tunel del tiempo", al recordar mi primer reflex (1977), y mi primer fotometro exterior... Gracias por el recuerdo...!

    ResponderEliminar
  13. De vez en cuando me doy una vuelta por tu blog y siempre termino alegre de haberlo hecho.
    Como ya te dicen todos eres genial, no te canses de ser así somos muchos los que te apreciamos sinceramente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pues a mí, después de leer este artículo tan lleno de humanidad, sólo me queda felicitarte por ser lo que me pareces que eres a través de los distintos sitios donde te leo: UNA GRAN PERSONA.

    ResponderEliminar
  15. Vaya viaje! jejeje, espero que te dejaran descansar. La verdad que el fotómetro está bien, buena lección, a mi aun me quedan por aprender otras cosas. Una pregunta al hilo del fotómetro, ¿podrías medir la luz para fotografiar un paisaje o en ese caso bastaría con la luz incidida en el medidor de la cámara?
    Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Muchisimas gracias.

    Me has hecho recordar mis primeros pasos con la fotografía, además con un Werlisa y con un fotómetro muy parecido al que muestras (todavía lo conservo). Llevo lleyendo tu blog desde hace mucho tiempo pero lo que hacía era aprender de tus enseñanzas, hoy me decido a escribirte para darte las gracias por hacerme recordar a mi padre, murio hace una semana, y por recordar esos momentos iniciales.

    De vez en cuando es muy saludable, pienso yo, el que nos cuentes tus andanzas.

    ResponderEliminar
  17. ¡Menudos recuerdos! mi 1ª camara fue al Werlisa Color

    ResponderEliminar
  18. El otro día cuando volaba de Madrid a Lima se me pasó el mismo comentario con el que tu empezabas el artículo... que suerte de vivir en esta época pues la cantidad de cosas que nos permite ver, y nos permite guardar con nuestras cámaras de foto.
    Muchas gracias Vampi por enseñarnos con pasión a fotografiar este mundo.

    ResponderEliminar
  19. Que buena eres Vampy !!!!!!!!!
    Muxus.
    Iñaki.M.

    ResponderEliminar
  20. Pues...solamente me queda añadir...sigue compartiendo tus conocimientos, emociones y viajes, casi ha sido una bendición que te sentases al lado de esa señora hindú y su prole, por un momento imágenes del Everest han vuelto a mi pantalla interna, los lugareños que habitan sus cercanías, los porteadores, sherpas, yaks...que me acompañaron junto con otros para intentar alcanzar la cima del mundo, esto hace algunos años ya...
    Sigue viajando, compartiendo y sembrando.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  21. Qué aguante de no volverte loca con un viaje así. Me intriga de qué trabajas que (según mi parecer y ver) tienes suerte de viajar.

    Un abrazo desde Argentina!

    ResponderEliminar
  22. SI la verdad es que algunas veces es una locura, y quizás pronto pueda ir a Chile y Argentina :-)

    ResponderEliminar